Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/content/88/7284088/html/sdiegoazcorra/index.php:2) in /home/content/88/7284088/html/nuevas_librerias/tema_h.php on line 4
Vista de la Hacienda en Mapa
HACIENDA SAN DIEGO AZCORRA
Direcci√≥n: Se ubica sobre la calle 69. MERIDA, MERIDA, YUCATAN, M√ČXICO.
Teléfono: +52.99-99-44-13-15
Horario:
Abierta al P√ļblico: NO
Como Llegar:

Un perfecto ejemplo de la arquitectura de las Haciendas de Yucatán desde el principio del siglo XIX, con elementos del arte árabe que se pueden apreciar en el arco principal de la casa de tejas de cerámica. propiedad Privada

Nuestros Servicios:
En Venta
Da click para conocer m√°s
+ Más Información
- Menos Información

 

Historia

 

Las ex haciendas San Diego Azcorra y San Antonio Kaua son sobrevivientes de la época de gloria en que el "oro verde" y la industria henequenera eran la base económica del Estado. Ambas se ubican sobre la calle 69 y dan el nombre a las colonias que hoy las rodean y que las han adoptado como parte del panorama urbano.

 

 

A la primera, San Diego Azcorra, actualmente sólo le sobrevive la casa principal y que fue declarada sitio patrimonial en el período de 1870 a 1872, cuando fue gobernador del estado el Lic. Manuel Cirerol y Canto, también propietario del lugar.

 

 

Detrás de esas paredes llenas de moho -por la humedad y el paso de los años-, techos de tejas y siete arcos estilo morisco en su acceso principal, hay un edificio de fines del siglo XIX que vivió ya su máximo esplendor, pero que hoy es de gran valor histórico para la Zona Sur y la ciudad.

 

 

Es en su corredor principal, a un costado de la puerta de acceso a las habitaciones, donde se observa la leyenda que acredita a la propiedad como Sitio Patrimonial, que fue ratificado por el Ayuntamiento durante el período 1995-98, durante la administración de Patricio Patrón Laviada. El texto dice lo siguiente: "La necesidad de preservar este inmueble de indiscutible valor arquitectónico, histórico y ambiental, conservado con gran respeto e interés por sus propietarios, fue determinante para que la autoridad municipal lo declare: Sitio Patrimonial del Municipio de Mérida, para el disfrute y conocimiento de las generaciones futuras. Ayuntamiento de Mérida 1995-1998. Fauady".

 

 

Rodeada por jardines que también años atrás vivieron sus mejores tiempos y un muro de piedra que colinda con la calle 28, la ex hacienda se caracteriza principalmente por sus arcos de estilo morisco y sus amplias escalinatas de piedra en forma de "A", en la parte posterior, que dan acceso al segundo nivel de la casa, donde hay una amplia terraza desde donde se visualizan las colonias y fraccionamientos vecinos.

Actualmente la ex hacienda conserva una extensión que es una ínfima parte de lo que fue en sus orígenes, ya que con el paso del tiempo ha tenido numerosas divisiones, producto del surgimiento de las colonias y fraccionamientos que la rodean.

 

 

Desde 1912 la propiedad ha pertenecido a la misma familia, una rama de la cual, los Canto Escoffié, la habita actualmente. Según el Catálogo de Sitios Patrimoniales de la Dirección de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento, en abril de 1911 un señor de apellido Calero se convierte en el propietario de la hacienda, por una transacción que realiza con el Sr. Raymundo Cámara Palma, a quien le vende una finca en $170,000. Como pago parcial recibe la hacienda, que entonces estaba valuada en $10,000.

 

En septiembre de 1912 es comprada por el Lic. Quintín Canto, quien en junio de 1922 la hereda a sus hijos Augusto y Rómulo Canto Lara, quienes disuelven la copropiedad en septiembre de 1930, adjudicándose la finca el señor Rómulo Canto, quien a partir del año siguiente comienza a fraccionar el terreno para su venta.

En 1933 la finca cedió parte de su terreno para uso ejidal al municipio de Kanasín, y en agosto de 1936, el Sr. Canto divide la propiedad en tres predios.

 

 

Los Sres. Raúl Humberto Canto Hernández, María del Carmen Hernández de Canto, hijo y esposa de Rómulo Canto, adquieren el predio principal en abril de 1944, época en que se siguió fraccionando la propiedad para vender a distintas personas.

 

 

Por espacio de 17 años continúan las divisiones y ventas de la propiedad, por lo que los plantíos de henequén desaparecen para dar paso a tablajes catastrales que luego se urbanizarían.

En mayo de 1961 los propietarios realizan una rectificación de medidas de la finca, que entonces tenía una superficie de 223ha. En octubre de ese mismo año, el Sr. Jorge Wílbert Canto Hernández adquiere, de su hermano Raúl Humberto, la parte que le corresponde de la finca, por lo que quedan como propietarios Jorge Wílbert y su madre, la Sra. María del Carmen Hernández viuda de Canto. En julio de 1963, al dividirse la hacienda en 109 predios distintos, se inscribe a favor del Sr. Jorge Wílberth Canto Hernández el tablaje catastral 134, con superficie de 127 ha, que luego de urbanizarse quedó como el predio 292-D de la calle 69. En noviembre de 1976 se divide en siete predios el número 292 D de la calle 69, formándose los siguientes: el número 288 de la calle 69, que se dividiría luego en 16 predios; el número 286 de la calle 69, que se dividiría en 32 predios; el número interior 286 de la calle 69; el número 284 de la calle 69, que se dividiría en ocho predios; el número interior 284 de la calle 69, y el número 594 de la calle 28, en cuyo interior quedó la casa principal de la hacienda.

 

 

En junio de 1977 se divide en dos el predio con el número 594 de la calle 28, a fin de formar el 624 de la misma calle. En noviembre de 1979 se divide nuevamente para formar cuatro predios marcados con los números 594, 594-A, 594-B y 594-C, de la calle 28, conservándose como el 594 de la calle 28 el que contiene la antigua casona.Otra división efectuada en julio de 1984 da como resultado el surgimiento delpredio número 594-F de la calle 28, con superficie de 9,135 metros cuadrados, en tanto que el 394 de la misma calle queda con 20,000.59 metros cuadrados, mismo que en noviembre de ese mismo año es dividido para formar los predios 594, 594 interior y 594-G de la calle 28, así como el número 722 de la calle 59 diagonal de la colonia Azcorra.

 

 

En diciembre de 1984 la Sra. Perla Rosa Escoffié Martínez de Canto, representante legal y esposa del Sr. Jorge Wílberth Canto Hernández, vende el predio 594 de la calle 28 al Sr. Carlos Curi Nacif, con lo que se interrumpe la herencia a los descendientes del Sr. Quintín Canto.

 

 

Un año más tarde, la familia Canto recupera la propiedad, al comprarla la Sra. Perla Rosa Escoffié al Sr. Curi Nacif, quien la divide en dos predios para esa operación, que se forman con los números 594 y 594-H de la calle 28 de la colonia Azcorra. El primero es donde queda la casona, en un precio que ahora tiene una extensión de 1,722.60 metros cuadrados.

 

Fuente: Secretaria de Fomento Turistico

 

Te Recomendamos

Hacienda henequenera del siglo XVIII transformada en pequeño y lujoso hotel de 18 suites, ubicado en el corazón del Mundo Maya: Mérida,...

Esta antigua propiedad considerada estancia en el siglo XVIII perteneció a los padres jesuitas, quienes fueron expulsados de Yucatán en 1767, en cumplimiento...

Esta hacienda funcionaba como desfibradora de henequén. Hacienda Tepich sirve la cocina internacional y de Yucatecan usando el pollo, el cerdo,...

Cont√°ctanos