Vista de la Hacienda en Mapa
Vista de 360°
HACIENDA CHENKÚ
Dirección: Colonia Chenkú. MERIDA, MERIDA, YUCATAN, MÉXICO.
Teléfono: 9999681365
Horario: De 8:00 a 6:00 pm. Sabados hasta las 2:00 Pm
Abierta al Público: SI
Como Llegar:

Tomar Circuito Colonias , pasamos el centro comercial Mega Balcones, siguiendo hasta llegar los semáforos y doblamos a la derecha para4incorporarnos a tanlum, pasando 2 semáforos hasta llegar a la Hacienda Chenku, que se del costado derecho. Calle 27 s/n x 30 y 36 a Col. San Vicente chuburna.

El nombre (Chenkú) significa en idioma maya pozo de dios pues proviene de chen que significa pozo y ku que significa dios.Ubicada al norte de la ciudad de Mérida.

Nuestros Servicios:
Evento Social Fotografía Tour
Da click para conocer más
+ Más Información
- Menos Información

Ubicación

Ubicada al norte de la ciudad de Mérida, colinda al norte y al este con la colonia San Vicente de Chuburná, al sur con el fraccionamiento Residencial del Norte (Chenkú) y al oeste con la colonia San Luis.

La primera referencia en libros del Registro Público de la Propiedad (Nuevo Régimen) que hay en relación con esta hacienda indica que en abril de 1903 es vendida una quinta parte de ella al señor Alberto Ancona Cámara por el señor Idelfonso Gutiérrez. En ese entonces la finca ocupaba una extensión de 877-80-50 Has., incluyendo los terrenos yermos denominados "San Juan Uechil" y "San Agustín Sitiliná".

En abril de 1903 la señora Candelaria Escalante de Duarte y su hijo Ignacio Duarte Escalante compran a los señores Fernando García Fajardo, Agustín Vales Castillo. Alberto Ancona Cámara, Idelfonso Gutiérrez y Nicanor Ancona Cámara el total de la hacienda.

El 11 de julio de 1908 la finca es adquirida por el Banco Peninsular Mexicano S.A en remate público efectuado ese día, luego de la resolución del juez Tercero de lo civil y de Hacienda, dictada en el juicio sumario hipotecario seguido por el señor Rogelio V. Suárez contra Ignacio Duarte Escalante (Con motivo de este juicio salieron a remate dos propiedades, a saber, Chenkú y Santa Rosa Buenavista, esta última ya desaparecida).

En marzo de 1913 pasa a ser propiedad de la señora Vicenta Castilla de Molina, por compra que le hace al Banco Peninsular Mexicano.

En julio de 1923 doña Vicenta Castilla transfiere a sus hijos la hacienda Chenkú junto con otras 14 fincas rústicas y 4 urbanas.

En mayo de 1924, luego de permutar propiedades entre sí, los hermanos Ignacio y Rosario Molina Castilla se quedaron con Chenkú al 50% cada uno.

En mayo de 1925 se queda con la totalidad de la propiedad la señorita Rosario Molina Castilla. En 1933 es afectada la propiedad para dotar de ejidos al pueblo de Chuburná, siendo nuevamente afectada en 1939 y 1949 para ampliar los mismos ejidos.

En mayo de 1949, la señorita Rosario Molina vende la propiedad a su hermano Luis G. Molina Castilla, quien estaba casado con la hija del señor Felipe Carrillo Puerto, señora Gelitzli Carrillo Palma.

Esta transacción se pactó en $30,000 que fueron pagados con $20 000 en efectivo a favor de la Comisión de Reparación y Renovación de Equipos de Desfibración de Henequén.

En sesión del Congreso del Estado de julio de 1954 los diputados acuerdan dirigirse al propietario de la finca Chenkú a fin de que se le imponga a éste nombre de "Chenkú de Morley".

En julio de 1961 es comprada por la señora Alicia Vega de Molina, quien a su vez la vende tres años después, en septiembre de 1964, a la señora Gelitzi Carrillo Palma y su hija Elda E. Molina Carrillo, vecinas de la ciudad de México D.F.

En mayo de 1965 la hacienda pasa a ser propiedad de los señores José Guy Puerto y Puerto, José María Palomeque Cosgaya y Humberto Rodríguez Perera, en proporciones de 37.5% los dos primeros y 25% el último. Conviene precisar que esta venta se refería únicamente a la superficie de 7-77-7 Has. Que correspondía a la parte de la finca que había quedado luego de las afectaciones que sufrió para dotar de ejidos a Chuburná. La escritura de venta señala como linderos de la propiedad los siguientes: Al noroeste y este el plantel "San Vicente" del ejido de Chuburná, al sur y al sureste el plantel "Audomaro" del propio ejido y al oeste el plantel "San Luis" del ejido citado.

Luego del fallecimiento del señor José Guy Puerto y Puerto, se adjudican el 25% de la propiedad, a título de herencia los señores María Luisa Puerto Espinosa de Ancona, José Guy Puerto Espinosa, Josefina María de Izamal Puerto Espinosa de Peón., Susana Puerto Espinosa de Lizarraga, José Alejandro Puerto Espinosa y José Agustín Puerto Espinosa. El 12.5% restante de la propiedad que fuera de José Guy Puerto y Puerto es adquirida por el señor José María Palomeque Cosgaya.

En la actualidad la propiedad se encuentra dividida en la forma siguiente: José María Palomeque Cosgaya, 50%, Humberto Rodríguez Perera, 25%, hermanos Puerto Espinosa, 25%.

Se confiere como histórica esta hacienda en virtud de haber sido residencia temporal del ilustre investigador Sylvanus G. Morley, autor entre otras obras, del libro "La Civilización Maya"

Del conjunto hacendario se conservan la casa principal, el estanque, la casa de máquinas, la chimenea y 2 construcciones anexas que probablemente fueron bodegas o la casa del administrador.

La casa principal se distingue en su arquitectura colonial, por la simplicidad de su volumen y elementos decorativos, su simetría, sus arcas de medio punto en número impar, su escalinata y su espadaña.

Es importante mencionar que se manifiesta en la composición de la casa principal una evolución de las estancias ganadero-maiceras a las haciendas Henequeneras, por la presencia de las arcadas tanto en la fachada principal como en la posterior.

Chenkú significa "Pozo de Dios". Las primeras noticias que se conocen de esta hacienda datan de 1710 cuando es descrita como " Sitio poblado de ganados y colmenas", al sur de tierras de indios del pueblo de Chuburná a cuyo curato pertenecía.

En 1788 perteneció al capitán José Ignacio Rivas Chacón, teniendo a partir de esta fecha varios dueños.

Antes de ser acondicionado como se encuentra actualmente, fue habitada como residencia por varios años por el arqueólogo norteamericano "Sylvanus G. Morley".

Ahora se ha convertido y acondicionado en casa de campo por sus actuales dueños, con la factibilidad de ser rentada para ceremonias privadas.

Te Recomendamos

Dzibikak, del vocablo Maya que quiere decir -escrito con fuego-, resplandece de nuevo gracias a su especial estilo: una clásica atmósfera...

Los caminos mágicos de las arcadas con flores perfectamente cortadas y los senderos de tierra le dan la bienvenida en Hacienda San José....

La arquitectura de la hacienda original fue modificada para hacerla parecer una fortaleza europea del medioevo por orden de sus propietarios de aquel entonces,...

Contáctanos